¡Aprovecha el CYBERWEEKEND del 27 al 30 de Noviembre! 👟 ENVÍOS GRATIS 👟Debido a la situación actual, los envíos pueden demorarse un poco. ¡Te pedimos paciencia y esperamos puedas disfrutar lo más pronto posible tu pedido!

¿Qué quieres ser cuando seas grande?

Es una de las preguntas más populares que hacen los papás a los niños y hoy, recordé que una de mis respuestas que más perduraron en el tiempo fue: “Quiero ser maestra de educación física”.

A continuación, te comparto por qué esa respuesta fue muy importante para mí.

Nací en 1976 (¡hace más de 4 décadas!) y siempre fui un poco diferente a las demás. Diferente porque me apasionaba el deporte en tiempos en donde no era bien visto que una mujer practicara fútbol o karate. Sin embargo, fue un hábito que me inculcó mi madre desde temprana edad y las clases de deporte fueron mi guardería.

Por suerte, aún no existía el iPad o Netflix, porque no estaría aquí escribiendo esto.

Probé y conocí todo tipo de deportes:

  • Natación
  • Tenis
  • Ballet
  • Gimnasia Olímpica
  • Karate

 Y a los 13 años había tenido ya la oportunidad de conocer a un entrenador muy especial que marcó mi vida: mi Senzei Pablo Delgado.

Quien compartió conmigo las clases de Karate Do sabe perfectamente la respuesta a la pregunta: “¿Estás cansada?”…

 NO!

Y a la cual siempre agrego: “¿Quieres más?”…

SÍ!

Estas dos preguntas nos las repetía siempre mi Senzei Pablo y ahora entiendo el mensaje: supera tus miedos, se un guerrero en la vida y da tu mejor esfuerzo en cualquier actividad que realices. 

Fue así como a los 10 año me convertí en Cinta Negra y aún no apreciaba las valiosas enseñanzas que esta aventura me había dejado.

Pero hoy…

Quiero compartirte lo privilegiada que me siento de haber hecho realidad un sueño

Tengo casi 40 años, estoy felizmente casada desde hace 12 y tengo 0 hijos. Sí, no tengo hijos por decisión propia y lo más chistoso de todo es que me encantan los niños (y creo que yo les caigo bien a ellos). ¿Por qué no quise tener hijos? La respuesta que siempre doy de broma: porque me gusta comer caliente, sentada y a mis horas.

Por otra parte, llevo más de 14 años de jugar a que soy triatleta de alto rendimiento (digo jugar porque no voy a ir a las olimpiadas) y tengo más de 5 años de ser entrenadora de triatlón y maestra de natación de niños y adultos. 

Y lo más interesante… 

Soy licenciada en Comercio Internacional con una maestría en Gestión Deportiva, hablo 5 idiomas, trabajé varios años en una agencia de comunicación, después en una reconocida empresa de “retail” y hace 4 años renuncié para seguir mi vocación de ayudar a los demás a alcanzar sus sueños a través del deporte mediante un entrenamiento personalizado. 

¡Exacto! La misma cara que acabas de hacer, la hacen todos… ¡¿Cómo?! ¿Tantos año de estudio para terminar siendo entrenadora?

Desafortunadamente vivo en una sociedad en donde ser entrenador no es valorado; incluso me atrevo a decir que es mal visto. Escuchas comentarios como: “Pobre… terminó siendo entrenadora. Se le veía futuro…”. Pero tengo la suerte de que mi decisión fue por elección y convicción.

Cuando renuncié y me preguntaban: “¿Por qué?”, mi respuesta fue: Porque voy a hacer realidad mi sueño de ser entrenadora. Sólo se me quedaban viendo con carita de “¡qué rara! Ir a perseguir su sueño de ser entrenadora… ¡Qué loser!”.

Siento que fui como los sacerdotes, desde chiquita tuve el llamado y hoy lo confirmo:

Ser entrenadora ha sido una de las mejores experiencias en mi vida

¡Y más de niños! Ya que no es cosa fácil, son canijos, todo el tiempo te observan y te estudian para saber cómo manipularte. Cuando piensas que no te están escuchando y sólo pierdes el tiempo, hacen exactamente lo que debían de hacer y lo que les pediste desde hace semanas; en otras palabras, tienen sus propios tiempos: cuando ellos quieren, a la hora que quieren.

En el verano del 2015 organice el primer “Curso de Verano de Triatlón Para Niños”, el cual, de acuerdo a sus papás y a los participantes, fue todo un éxito; y en el siguiente artículo te compartiré, no las 10 cosas más importantes que les enseñé… sino los 5 aprendizajes que ellos me dejaron a mí y que hacen que todo esto valga la pena.

Escrito por la entrenadora de niños y adultos Lic. Andrea Ortiz
andrea@stamina.training
www.stamina.training
Whatsapp +521-55-8534-0073


Dejar un comentario